Inicio Se hizo pa' los niños y sus familias

Se hizo pa' los niños y sus familias

Durante la segunda mitad del año 2016 y el inicio del 2017, el programa Nidos - Arte para la primera infancia lanzó una producción musical para los niños bogotanos y sus familias.

Esta es la historia de una creación colectiva, de un todo hecho por partes, de múltiples voces e instrumentos al unísono. Así nació ‘Se hizo pá’.

 

La estrofa: el origen de todo

Para ir hasta el inicio de esta historia, debemos devolver el disco hasta el año 2011. En ese año, Diana Egas Argoti, la artista encargada de darle forma a este sueño musical, tuvo su primer hijo. “Cuando Amaru nació, todas mis composiciones empezaron a volcarse hacia la primera infancia. También me entró ese gusanillo de la creación al ver que muchas madres no tienen acceso a estos contenidos. Fue, al mismo tiempo, una recopilación propia de algunas creaciones musicales que hacíamos para territorio en el programa”, cuenta Diana, quien hace parte del Equipo de Acompañamiento Artístico Territorial de Nidos desde el 2013.

A mediados del 2016, la Alcaldía Mayor de Bogotá destinó un rubro a la creación musical para niños entre los 0 y 5 años que sería alojada en la página web de Nidos. Fue una respuesta a la necesidad de producir contenidos musicales apropiados para esta edad. “Nuestra intención no era infantilizar los oídos de los niños, como puede percibirse en algunas canciones ya existentes. En cambio, queríamos trabajar desde el concepto de infancia y para la infancia haciendo uso de un lenguaje nutrido, inteligente y juguetón. Sobre todo palabras que ellos usan y entienden”, argumenta Diana.

Con este contexto, las canciones que ella había acumulado por años, escritas a puño y letra en papeles sueltos que reposaban entre sus archivos, llegarían a las manos correctas: a las de los niños y sus familias.

 

El precoro: los retos y la puesta en marcha

El proceso de creación musical tiene varios pasos. El primero es la realización de las maquetas o, en otras palabras, escribir musicalmente la parte específica de cada instrumento. Aunque la mayoría de canciones eran propias, el trabajo de preproducción implicaba una dedicación intensa. “Había días en los que trabajaba hasta las 2 o 3 de la mañana. Al día siguiente me despertaba para seguir yendo a los territorios y continuar con los conciertos. Nunca paramos para dedicarnos únicamente al disco”, narra Diana. Afortunadamente, Daniel Buitrago, bajista que hizo parte de la producción, terminó dos de las maquetas. El resultado de esos extenuantes días fueron 7 maquetas listas para el siguiente paso: los arreglos.

Después de una revisión, y respondiendo a parámetros jurídicos de la producción, debieron crearse tres tracks adicionales. Esa fue la oportunidad perfecta para involucrar a otros artistas de Nidos, que no necesariamente eran músicos, en un laboratorio de creación de canciones en el que participaron alrededor de 15 personas. Durante tres días escribieron las tres canciones restantes entre talleres de herramientas literarias, ritmo y composición. Como inspiración, tomaron una propuesta escénica sobre la naturaleza que ya estaba consolidada en la estrategia de circulación del programa. De estas tres composiciones colectivas, Gota de la mañana fue la única que no requirió mayor edición.

Al final de varios ires y venires, al compás de composiciones adicionales y arreglos musicales en tiempo récord, inició la grabación.

 

El coro: diez canciones y mucho corazón

Todo empieza a tomar forma con la grabación de la percusión, luego la guitarra, el bajo, y lo demás. Por último, las voces, que se grabaron dos meses después de iniciada esta etapa y en medio de un cuadro de estrés en el que Diana, quien también haría su aporte vocal, sufrió de disfonía. Las celebraciones de fin de año del 2016 transcurrieron entre los micrófonos, instrumentos y salas de edición de FM Studio al noroccidente de Bogotá con el toque y la magia de Luis Felipe Monsalve, productor musical e ingeniero de sonido.

Con el material finalizado y a punto de salir al aire, comenzó la búsqueda de un nombre. Como respuesta a la pregunta, “¿este disco para qué es?”, una inquietud que nació en las entrañas del programa, se decidió que se llamaría Se hizo pa’ porque, realmente, se hizo para cantar, bailar, crear, reír, gozar y compartir en familia. 

Paralelamente, Carolina Latorre, también del equipo artístico de Nidos, preparaba las ilustraciones que acompañarían el disco. Sus insumos eran las canciones que le compartían por WhatsApp después de cada grabación y su propia imaginación.

Uniendo las dos cosas, el disco estaba listo.

 

 

Cierre: dar a luz

Después de varios meses de trabajo conjunto, de noches en vela, sesiones de grabación, mezcla y aprobación, el equipo de Se hizo pa’ hizo su presentación en público. Las lágrimas no dejaban de caer, los abrazos iban y venían y la emoción estaba apretando por dentro. “Estaba feliz y satisfecha de ver que cumplimos con el objetivo, que todas las canciones quedaron con calor humano y color corazón. Ese día fue muy especial para mí y para todos mis compañeros. Fue ver nacer a nuestro bebé”, dice Diana. 

Según ella, este trabajo musical resume más de diez años de su vida. Es, además, una composición hecha en su totalidad a su hijo Amaru, a quien tuvo que dejar de ver un mes durante este proceso, y a quien le compuso Ashkata kullayki, una de las canciones del disco y que significa cuánto te amo en quechua, un día en su casa viendo los cerros orientales de Bogotá a través de un ventanal.

 

Sobre Diana Egas Argoti

Es música de la Universidad Nacional de Colombia. A los 17 años dejó Pasto, su tierra natal, para dedicarse a lo que más le ha gustado siempre y lo que hace vibrar su corazón. Aunque el enfoque académico del conservatorio era la música clásica, siempre ha tratado de incorporar los ritmos tradicionales pastusos y latinoamericanos en su formación musical como compositora y arreglista. Ha sido docente de la Escuela Nueva Cultura, una institución que desde hace más de 30 años trabaja con niños y jóvenes a través de la pedagogía musical. Su madre cuenta que el balbuceo de Diana era cantando, y su padre, en el momento en el que ella debía decidir que quería estudiar, le dijo que estudiara música para ser feliz.

 

Todas las canciones y los nombres de los corazones y talentos que participaron en esta producción musical se encuentran aquí.

Más Artículos

Acompañando el proceso

Para el Programa Nidos - Arte en primera infancia, el papel de los docentes y agentes educativos es importante en el desarrollo integral de los niños...

Llevando arte a los niños en el territorio

Para el Instituto Distrital de las Artes - Idartes, el territorio es un eje importante de su misionalidad durante este cuatrienio. Catalina Valencia...

Creando universos infantiles

Hablamos con los ganadores de las becas de creación para público infantil del Programa Distrital de Estímulos del año 2019 sobre sus reflexiones...

Mamás en Nidos
Nidos celebra a las mamás

¡Celebramos el Día de la Madre reconociendo su papel en el desarrollo integral de los niños menores de seis años! Diversas disciplinas del...

Antes de la mudanza

Desde el 25 de marzo a las 0:00 horas, Colombia vive una cuarentena obligatoria para afrontar el impacto del COVID-19. En Bogotá, el aislamiento...

El arte en la lactancia

El pasado 2 de agosto se realizó en Bogotá la jornada “Todos por la Lactancia”,  donde madres de la ciudad amamantaron a sus hijos de forma...