Inicio Imagenes Estación psicodélica

Estación psicodélica

Experiencia artística Estación psicodélica

Artistas: Stephany Gutierrez y Camilo Contreras, localidad Fontibón.

Durante la experiencia artística, se interactuó con el mágico recurso de la imaginación, el cual nos permitió invitar a los niños a la travesía que significa el viaje. Un búho que se salía del cuento Las Gafas Maravillosas de Anke Münter, lograba conducir al juego y a la diversión de la propuesta artística, donde la narración hacía hincapié en la búsqueda del búho, que de repente se extraviaba en el espacio. Posterior al ingreso, la ambientación lumínica lograba explorar las sensaciones y emociones de los pequeños, puesto que los colores contrastantes permitían la libre exploración de las texturas y el juego dentro y fuera de la instalación luminosa.

Observamos que la estimulación lumínica de los colores en niños es absolutamente positivo, no sólo en su corporeidad y expresión misma, sino la emocionalidad comunicativa que dicha interacción genera, es decir, se potencializan los canales de comunicación entre adulto-niño y viceversa. Verbigracia, son aquellos pequeños que se comunican no–verbalmente, se convierte en una gran herramienta de interacción.

La propuesta plástica fue influenciada desde los elementos estéticos de la artista japonesa Yayoi Kusama, quien por medio del color, logra que su obra alcance tintes psicodélicos, afectando la percepción del espectador y generando en dichos asistentes una accionar sensitivo. En el caso específico de nuestra propuesta artística, hemos buscado dicho accionar con la exposición aleatoria de colores contratantes y la luminosidad misma que busca afectar artísticamente los sentidos de los pequeños participantes y los adultos que los acompañaban.

La propuesta artística tiene como objetivos primordiales, un juego libre y espontáneo y la comunicación que el juego fascinante de la primera infancia puede comunicarnos en reciprocidad latente, es decir, al tornarse una propuesta relacional entre niños y adultos, podemos propiciar el principio primordial que aportan los niños, una relación dialógica, vital para la construcción del entorno social en un ambiente de paz.